Ocho niños, Ana Cristina, Elvis, Rosmely, Yanesy, Melania, Reina, Alex y Ángela nos cuentan quienes son y nos llevan a conocer un país que está más allá de la cordillera de la imaginación y aguarda repleto de maravillas. Cada uno, a su manera, nos muestra su país mágico, lleno de nuevos significados e historias.

Mi país mágico surgió producto de un taller de creatividad dictado por Diablo Rojo Cartonera en el Festival San Francisco de la Montaña, celebrado en la provincia de Veraguas, Panamá, los días 28 y 29 de enero. Forma parte de la colección Cordillera imaginaria.

Si quieres leer el libro da click aquí:

Mi país mágico

*Los libros de la colección Cordillera imaginaria no son destinandos a la venta. La edición se compone únicamente de los ejemplares realizados por cada niño, que ellos consevan como recuerdo, un ejemplar para el organizador del evento y un ejemplar para Diablo Rojo Cartonera.

Al norte de Veraguas y a unos pocos minutos de Santiago, se encuentra San Francisco de la Montaña; famoso por su hermosa iglesia, por su Feria de Dulces, es además sede del Festival San Francisco de la Montaña, donde se reúnen, durante tres días, las más variadas expresiones artísticas, como pintura, fotografía, literatura, música y danza.

Este año, Diablo Rojo Cartonera tuvo la oportunidad de formar parte del programa de actividades y ofreció un taller de creatividad y libros artesanales para niños. El objetivo esencial del taller era promover el desarrollo de la creatividad y la imaginación de una manera lúdica y relajada, pero buscando a la vez que después de cierto empeño fuese posible llegar al resultado deseado, porque el trabajo era indudablemente intenso, los niños no solo tenían que trabajar en el contenido de su libro, sino además diseñar su portada y armar el libro a mano.

Risas y escritura

 

La primera jornada del taller inició el viernes 28, a eso de las 4:00 de la tarde nos reunimos junto a la iglesia de San Francisco de la Montaña, en un pequeño llano rodeado de unos árboles enormes llenos de musgo y orquídeas. Ocho niños cumplían con la edad establecida y se animaron para tomar el taller, así que nos sentamos en unos petates, sacamos los materiales y les explicamos que todo el lío se trataba de tres cosas: primero, pasarla bien y divertirnos; segundo, hacer cosas maravillosas y extraordinarias; y tercero, hacer nuestro propio libro artesanal.

Lo primordial era crear un contenido para nuestro libro, así que mediante una serie de ejercicios creativos lo niños comenzaron a escribir y a dibujar. El título del libro sería Mi país mágico, porque se trataba de que los niños crearan un país a su antojo, le pusieran nombre, explicaran por qué se llamaba así, le dieran un significado especial a sus nombres en ese país mágico y por último contaran una historia o las cualidades de su país. Cuando terminamos llegó el momento del cartón, los pinceles, la pintura y los lápices de colores. Cada uno empezó a trabajar el resto de la tarde en su portada. Esa noche y madrugada el equipo de Diablo Rojo se encargó de digitalizar y escanear lo que los niños habían escrito y dibujado esa tarde, para luego imprimirlo y ordenarlo.

El contenido de los libros

 

Portadas...

El sábado 29 nos volvimos a reunir en la mañana, la primera parte de la jornada se dedicó a dar la oportunidad para retocar las portadas y hacer los últimos detalles. Así que armados de lápices de colores y marcadores los niños se pusieron manos a la obra. Cuando estuvieron satisfechos con sus portadas nos dedicamos a perforarlas. Luego llegó el momento de coser los libros, cada quien, con hilo, aguja y el contenido del libro, siguió las indicaciones para llegar al resultado que tanto habían estado esperando. Luego de apretar el último nudo, todos estaban muy entusiasmados al ver como sus historias estaban dentro del libro y como se veían sus portadas.

Últimos retoques

Además, Diablo Rojo Cartonera hizo entrega de un ejemplar de Mi país mágico, como memoria del taller, a Edilberto González Trejos, organizador del Festival San Francisco de la Montaña.

Edilberto González Trejos con su ejemplar

Al final el resultado fue genial, increíblemente satisfactorio. Todo el esfuerzo y cansancio se vio recompensado cuando escuchamos a los niños pidiéndonos volver el próximo año y nos contaron lo mucho que les había gustado el taller. Se miraban sumamente contentos y orgullosos de su trabajo. Aquello lo entendimos a la perfección, porque tenían todos los motivos de mundo…a fin de cuentas, eran los autores de su primer libro.

Ana y el famoso pez volador

Agradecimientos

Este taller no hubiese sido posible sin el entusiasmo y el esfuerzo de los niños que trabajaron en él: Ana Cristina, Elvis, Rosmely, Yanesy, Melania, Reina, Alex y Ángela. ¡Muchas gracias!

También agradecemos a los organizadores del Festival, a Edilberto Gonzáles Trejos, a Pacifico Chung por su apoyo incondicional, a Anayansi Barrantes del Bibliobus y a Osvaldo Obregón.

*Si quieres ver el álbum del taller en facebook da click aquí.

Queremos compartir con ustedes el lanzamiento de nuestra nueva colección: Cordillera imaginaria. Esta colección está dedicada a reunir el trabajo realizado en nuestros talleres infantiles. Cordillera imaginaria es una celebración del arte, la infancia, la imaginación y lo humano.

Nuestros talleres

Los talleres constan de varias jornadas, donde mediante distintos ejercicios creativos los niños escriben el contenido de su propio libro, que nuestro equipo posteriomente digitaliza, diagrama e imprime, dando como resultado un compilado del trabajo realizado por los participantes. Además los niños diseñan y pintan su portada, y finalmente arman, cosiendo a mano, su libro.

*Los libros de la colección Cordillera imaginaria no son destinandos a la venta. La edición se compone únicamente de los ejemplares realizados por cada niño, que ellos consevan como recuerdo, un ejemplar para el organizador del evento y un ejemplar para Diablo Rojo Cartonera.

Diablo Rojo Cartonera dona libros

Este pasado 21 de diciembre Magdalena Camargo Lemieszek, en representación de Diablo Rojo Cartonera, cruzó la cordillera oeste del país hacia Bocas del Toro, con destino a la población indígena de Cañazas. Entre manos llevaba un cargamento especial: una donación de libros infantiles; entre los cuales se encontraban títulos como Peter Pan y Wendy, Alí Babá y los 40 ladrones, El soldadito de plomo, Blanca Nieves, Hanzel y Gretel, La sirenita,  El gato con botas y muchos más.

Aunque fue un regalo un poco diferente a los acostumbrados juguetes, los chicos se veían muy entusiasmados con los libros. La intención de este tipo de visitas y donaciones es llevar un poco de cultura a poblaciones apartadas y a niños que por otros medios probablemente no tendrían acceso a la literatura, pero más que nada para remarcar la importancia de la educación e invitar a los chicos a que se embarquen en ese viaje de maravillas y libertad que es la lectura.

La hermosa cordillera...

El contrabando cultural

¡Un regalo especial!

Los niños de Cañazas

¡Feliz Navidad chicos!


El poeta panameño Javier Alvarado ha ganado el Primer Lugar en los X Juegos Florales Centroamericanos, Belice y Panamá 2010 en la rama de Poesia, premio dedicado al poeta Salomón de la Selva, con su poemario Ojos parlantes para estaciones de ceguera. Este certamen literario lo organiza la Asociación de Amigos del Teatro Municipal “José de la Cruz Mena” en León, Nicaragua, y el premio consiste en la Flor de Lis de Oro, pergamino de honor  y la publicación de la obra.

DE

OJOS PARLANTES PARA ESTACIONES DE CEGUERA

MAGDALENA CAMARGO

Es  a ti, a quien os hablo

A quien trato de salvar plantando un denario en la frente

Una paloma floral para que espante a los cuervos

Que se han de pasear por nuestras tumbas, o habrá

Pericos en vez de cuervos, quizás nunca lo sepamos.

Es a ti a quien os hablo y a quien coloco un árbol mortal

Para que desafíe nuestras piedras líricas, que forje las raíces

De nuestros pueblos, algo tan selvático como Panamá

Y tan congelante como los inviernos de Polonia

Como colocar entre tus labios un nido de frescura,

Una alocución del ave, territorial y fugaz

Como los ángeles que portan la dureza del jardín,

Ese pacto del ombligo donde nos levantamos

Con la aureola del mediodía, para atisbar

Esas cadencias de tu mundo acuarelado,

En esa casi perfección de lo que desconocemos

Ante la flor de loto que aún sigue ardiendo

Como un mendigo que se traga sus monedas

En la aurora del estanque.

Pero aún no te levantes, vuelve a ser cigarra

Con todos tus años cumplidos, vuelve a pintarme

Una jaula y debajo un corazón que se fatiga

De hemorragia, enfrentando ese riesgo del follaje

O del fuego que se rebela ante la vacuidad de la semilla.

Por temor a lo que el verano nos ha de exigir

Te hemos puesto en una fogata, para tragar el río

En su hábito de espuma, cuando no quede nada

Y el silabario se oculte ante otros espejos, ante otras charlas,

Y todos nosotros nos pulvericemos en la comunión de tus ojos.

No me creas hacedor de hechicería o un mago que ha reunido

A sus poemas para el cónclave, es solamente un tributo

Cuando una mano entre las piernas hablara con toda su llama

Y con todo su lenguaje,

Con el fulgor que sólo pueda dar el éxtasis

De la constelación con sus mensajeros de furia, un racimo de jóvenes

Que vayan recitando entre los pinares el poema de A la Blancura

Y otra vez volver a nado hacia esas orillas remotas del Báltico

Los hayares con sus promesas y los pescadores que se alejan

Para contemplar la nieve de otro atardecer.

Yo pienso que estuve donde nunca he estado.

Trato de forjar una casa y limpiar el campo de arbustos espinosos

Y volver a tus manos que escapan de la primavera y de su vértigo

Donde el otoño se asoma en tus senos con dos canastas repletas de frutas

Y de palabras vivas como torcaces,

Si hay un necrángelo y un címbalo de perfección que se agudizan en tus orejas

Hasta llegar a la flagelación del tímpano.

Te hemos hecho una estatua de hermosura en el tamaño de nuestras palabras

Y de nuestras anheladas imágenes, un columpio que se evoca,

Un domicilio de perdiz,  una chispa de tu poesía

Para encender las cosas bellas que pernoctan en la atmósfera.

Y es que estás detrás de todo aquello

Como un espejo de mariposa o una telaraña de reclamo,

Algo que alcanzamos a definir como una temible música.

Despertar es el oficio de amarrar las barcas y esperar

El tributo de la frambuesa, el niño en el pórtico

Y lo que haga redimir los arroyuelos en los valles.

Hemos amado en ti la palabra certera, menuda y taladrante

Como el aguijón altanero de la rosa; eres la muchacha que se ha puesto de pie

Para sentir el orgasmo de las colinas.   Es como respirar el universo

A través de ti sin que se nos encolerice la adrenalina de las hierbas

El salmo cantado, el anuncio del arribo, la profecía.

Es por eso que ti os hablo,

Irás habitando entre nosotros, no como la carne.

Sino como de una estrella

A otra estrella;

Cercanos al momento

En donde habrás de abrir los cofres

Para sacar nuestros ojos y ponerlos a mirar otra vez el mundo

Desde las sencillas cosas, cuando termines de leer este poema

Y afuera, empiece a caer  la lluvia.

La palabra traza nuestra ruta, y nuestro viaje poético nos lleva al próximo destino: Aguadulce, Provincia de Coclé. Los poetas de Generación 80, colaboradores de Diablo Rojo Cartonera, Javier Alvarado, Magdalena Camargo Lemieszek y Javier Romero Hernández, les invitamos a que nos acompañen en un recital organizado por el Instituto Nacional de Cultura,  el día 29 de septiembre, a las 7 de la noche, en el edificio Anel Omar Rodríguez, sede del INAC en Aguadulce.

Evento: Recital

Hora: 7:00 p.m.

Fecha: miércoles 29 de septiembre

Lugar: Edificio Anel Omar Rodríguez, Sede del INAC, Ciudad de Aguadulce, Provincia de Coclé
Les esperamos!

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.