María Olimpia de Obaldía

Este 9 de septiembre, luego de un extenuante viaje de 7 horas, tuvimos la oportunidad de visitar la Provincia del Chiriquí, invitados por Bladimir Víquez y la UNACHI, para participar de un “Té Poético”, conmemorando el natalicio de la poeta chiricana María Olimpia de Obaldía y celebrando la poesía y la palabra. Compartimos con autoridades de la Universidad y personas amantes de la literatura, quienes leyeron textos de poetas como Gabriela Mistral, Pablo Neruda, Cesar Vallejo, Dimas Lidio Pittí, entre otros; y textos de su propia autoría. Nosotros tuvimos el espacio para leer textos de Antología80 y otros libros, e hicimos referencia a nuestro proyecto de libros artesanales, la que con orgullo podemos afirmar es la primera cartonera en Panamá: Diablo Rojo Cartonera.

El día 10 de septiembre disfrutamos de un ameno conversatorio con estudiantes de la Escuela de Español de la UNACHI, donde tuvimos un pequeño recital y respondimos a sus inquietudes con respecto al proceso creativo y a nuestra visión sobre el futuro de la poesía joven en Panamá. Tuvimos también la oportunidad de visitar las instalaciones de Culturuma, centro cultural que trabaja por la preservación de la identidad chiricana; La Casona, museo de antigüedades e historia chiricana; el museo de piedras del maestro Latouche; el taller de pintura de Manuel Montilla; quedamos deslumbrados con el cañón de Potrerillos; y admiramos las bellezas naturales de Boquete.

Agradecemos de todo corazón las atenciones de Bladimir Víquez, organizador del evento, a las autoridades de la UNACHI, y a los pintores e intelectuales chiricanos que con fraternidad nos abrieron las puertas y nos mostraron esta fascinante tierra, cuna de grandes poetas panameños; tierra que se nos ha quedado prendida al corazón, y a la que, como aquel viajero embrujado por las maravillas que ha descubierto en su travesía, estamos ansiosos por volver.

En el estudio del pintor Manuel Montilla: Bladimir Víquez, Javier Alvarado, Magdalena Camargo Lemieszek y Javier Romero Hernández.

Advertisements

Tótem de poesía

Queridos amigos:

Hoy ha sido la clausura de la FILPA 2010 y nos sentimos muy contentos de compartir con ustedes la noticia de que la primera edición de Antología80 se agotó por completo. Agradecemos de corazón a todos los que nos brindaron su apoyo y creyeron en nuestra propuesta, más allá del libro perfecto, hecho en serie y a grandes escalas por máquinas, nuestros libros apelan a la diversidad, a lo humano, a lo desenvuelto, a lo único…y sobre todo al arte. Gracias a ustedes Diablo Rojo Cartonera podrá seguir publicando libros, hechos a mano, con cariño y compromiso.

Les invitamos a visitar nuestra página en facebook y ver nuestras fotos del paso de nuestro Diablo Rojo por la Feria. Pronto les contaremos cuales serán los próximos libros a publicar, ¡no se bajen del bus!

Un abrazo fraterno,

Diablo Rojo Cartonera

Diablo Rojo Cartonera estará los días sábado 28 y domingo 29, desde las 2:00 p.m., en el stand de INAC, durante la celebración de la VI Feria Internacional del Libro de Panamá, si quieres adquirir tu ejemplar de Antología80 no dejes de visitarnos.

Si deseas ver el catalogo de las portadas que hemos subido a facebook da click en los siguientes enlaces:

Portadas de Javier Romero Hernández

Portadas de Javier Alvarado

Portadas de Victoria Mendeoza

Portadas de Magdalena Camargo Lemiesezk

Del 25  al 29 de agosto  de 2010, se celebrará en la Ciudad de Panamá, desde el Centro de Convenciones ATLAPA – la VI Feria Internacional del Libro Panamá 2010. Nuestro primer libro, Antología80, estará disponible, y podrás adquirirlo contactando a cualquier miembro de nuestro equipo.

El libro

Este libro recopila el trabajo de tres poetas panameños nacidos en la década de 1980: Magdalena Camargo Lemieszek, 1987; Javier Romero Hernández, 1983; Javier Alvarado, 1982; quienes son además tres de los poetas premiados más jóvenes de la literatura panameña. Antología80 forma parte de nuestra Colección 80 de Poesía, que se dedicará exclusivamente a publicar libros de poetas nacidos durante ese periodo, con la intención de promover la poesía joven.

La primera edición cuenta con un tiraje limitado de 30 ejemplares. Las portadas fueron realizadas a mano por los autores y Victoria Mendoza, y cada una cuenta además con un diseño único.

Los autores

Magdalena Camargo Lemieszek nació en Szczecin, Polonia, en 1987, actualmente realiza estudios de Lengua y Literatura en la Universidad de Panamá. Ganó el Premio Gustavo Batista Cedeño 2008 con su poemario “Malos Hábitos”.

Javier Romero Hernández nació en La Chorrera, Panamá, en 1983, actualmente realiza estudios de Literatura y Arte Teatral en la Universidad de Panamá. Ganó el Premio Demetrio Herrera Sevillano 2002 por su poemario “Delirios de Sangre”, la Mención de Honor en el Concurso de Poesía Gustavo Batista Cedeño 2004 y 2006 por sus poemarios “Poemas para encontrar a un ser humano” y “Meditación en un laberinto y otros extravíos”, y el Premio Gustavo Batista Cedeño 2009 con “Lluvia inflamable”.

Javier Alvarado nació en Santiago de Veraguas, Panamá, el 28 de agosto de 1982, licenciado en Lengua y Literatura por la Universidad de Panamá. Obtuvo, entre otros galardones, el Premio de Poesía Diana Morán 1998 y 1999, Premio Gustavo Batista Cedeño en el año 2000, 2004 y 2007, Premio de Poesía Pablo Neruda en el 2004, Premio Signos de Poesía Stella Sierra 2007 y Mención de Honor en el Premio Casa de las Américas 2010.

Una muestra


-_-_-_-_-

-_-_-_-_-

por: Javier Alvarado

APUNTADOR- Venga, Tumba Muerto, Transístmica, Vía España, Calidonia, Calle 12, Terminal. Va la Santa Muerte Cartonera por la Tumba Muerto con 5 minutos de adelanto.

CHOFERES- Ten tu cuara para cruzar las calles de Panamá y Latinoamérica.

Comienza el recorrido…

En el 2009, mientras revoloteaba en mi cabeza el cóndor de la poesía sobre las tierras chilenas y el deseo de ver a Nicanor Parra y a Gonzalo Rojas, tuve la oportunidad de entrar en una librería de cierta Universidad de Santiago en compañía de la poeta boliviana Jessica Freudernthal y mientras ojeaba unos libros de Parra y del poeta muerto trágicamente, Rodrigo Lira; me pregunta ella ¿No vas a mirar los libros de la Cartonera? Le confesé que no sabía de que me hablaba y así pude conocer de sus manos, las bellas y sencillas ediciones que puede engendrar una cajeta de sus pétalos: el cartón. Me enteré de que la Cartonera existía prácticamente en todos los países latinoamericanos y que muchos poetas habían editado sus textos de esta forma. Luego en otros viajes y en pláticas con poetas amigos palpé más a fondo esta realidad.

El poeta Héctor Hernández Montesinos y Yaxkin Melchy nos hablaron de su Santa Muerte Cartonera y así luego el poeta Javier Romero pudo palpar en El Salvador el proyecto del poeta chileno y del poeta mexicano mencionados, igual que lo hizo  Magdalena Camargo en Guatemala, y quien quedó fascinada con la germinación cartonera y se empeñó a que el proyecto arrancara en Panamá.  Fue decisiva, hace unos meses, la visita de la poeta puertorriqueña, Nicole Delgado, quien nos dio algunas pautas, consejos y ánimos para dar luz a la enmienda.

Romero Hernández - Camargo Lemieszek - Alvarado

Con la intención de llevar a cabo una recopilación del trabajo de poetas panameños jóvenes, Antologia80 reúne a tres poetas nacidos en la década de los 80.

Tras sucesivas reuniones, faltas de aliento, carencia de fondos, desmayos creativos, rutinas, labores habituales, ha surgido Diablo Rojo Cartonera Ediciones en Panamá, cuyo primer ejemplar reúne textos de los poetas nacidos bajo la denominación Generación 80, donde convergen diferentes formas de poetizar, tendencias o estéticas, versos largos, cortos, lirismo, brevedad, postneobarroco; encontramos poemas existenciales, amorosos, de borracherra, de agonías celestiales y terrestres, de viajes corporales y de incertidumbres que experimentan los jóvenes poetas o los jóvenes del mundo. La cartonera panameña pretende además rescatar la obra de varios poetas panameños de otras generaciones y darla a conocer en otras esferas; donde por uno u otro motivo, esto no ha sido posible. Los dejamos con los asientos libres para que ocupen nuestro diablo rojo (bus) poético, las paradas que cada uno traza en sus poemas, sin regatas o con ellas si son necesarias, siempre con nuestra invención orgásmica con la palabra.

Si el metro y el metrobus hacen desaparecer al diablo rojo, en nuestras ediciones seguirá deambulando con poesía.